Carrera y Carrera, mítica firma de alta joyería

La marca Carrera y Carrera nació como tal en 1973, aunque los orígines de esta mítica firma española de alta joyería se remontan a finales del siglo XIX, cuando Saturio Esteban Carrera, un joven nacido en tierras alcarreñas se instala en Madrid para abrir en 1885 un pequeño y sencillo taller de joyería. 35 años después, José Esteban Carrera, hijo de Saturio, se especializa en las técnicas de tratamiento de las piedras preciosas en París y a su vuelta a Madrid decide seguir los pasos de su padre y abre su propio taller en el que enseñará el oficio a sus cuatro sobrinos: José, Saturio, Pedro y Andrés. La continuidad de la tradición no solo está asegurada, sino que además los cinco crean un estilo innovador en el tallado de las gemas.

 

Tras superar los avatares de los convulsos años treinta y cuarenta, el negocio de la familia Carrera no solo crece poco a poco, también da un salto cualitativo cuando en 1960 recibe el primer encargo de prestigio: diseñar y fabricar la tiara nupcial de la aristócrata española Fabiola de Mora y Aragón con motivo de su boda con el rey Balduino de Bélgica. Cinco años después, Manuel Carrera, biznieto del fundador de la saga, abre su propio taller en el Madrid de los Austrias con la intención de consolidar la firma como referente mundial. Así, en 1968 se traslada a París para mostrar sus creaciones en un acto organizado por la Cámara de Comercio Española en el Palacio de Exposiciones parisino, lo que le abre las puertas de los mercados internacionales.

 

En 1973 se produce el nacimiento de la marca Carrera y Carrera bajo la que se unen el estilo y las técnicas que la saga familiar ha desarrollado durante casi un siglo. La firma nace de la unión de Manuel Carrera con su primo Juan José, quienes tienen visiones distintas del negocio pero se complementan a la perfección para convertir a Carrera y Carrera en uno de los referentes mundiales de la alta joyería en muy poco tiempo. Así, en 1977, esta marca debuta en Baselworld, la feria mundial de joyería y relojería, a la que no ha faltado desde entonces y donde expone en el hall de las marcas globales junto al resto de grandes firmas internacionales.

 

La clave del éxito de Carrera y Carrera está en el desarrollo de un estilo propio: piezas grandes, simbólicas, con temática animal y humana, con un complejo trabajo artesanal que se refleja en colecciones como 'Bonadea', su primer éxito internacional que le permite dar el salto a los Estados Unidos, donde sus creaciones son distribuidas por Cellini en la tienda del Waldorf-Astoria. En los años ochenta Carrera y Carrera renueva su imagen corporativa y amplía sus colecciones con motivos del reina animal.

 

En 1986 Carrera y Carrera abre su primer tienda en la calle Serrano, donde continúa más de 25 años después, y en 1992, después de realizar una pieza histórica, como es 'El Arca del Descubrimiento del Quinto Centenario', traslada su taller y sus oficinas a un edificio monumental de San Agustín de Guadalix. Después de conquistar Estados Unidos en los años ochenta, Carrera y Carrera se expande en los noventa por Rusia, país en el que las creaciones de esta firma son muy apreciados y donde se expone la escultura 'El sueño de Ícaro' en el museo de la Armería del Kremlin.

 

El siglo XXI vuelve a marcar un cambio en Carrera y Carrera, con un nuevo cambio de imagen corporativa, el fichaje de Miriam de Ungría como diseñadora y la aparición de la colección 'Jardín de Rosas' de la que forma parte la sortija 'Lago de Rosas', uno de los iconos de la marca. También se incorpora a la modelo Eugenia Silva como imagen de la firma, nace la colección 'Círculos de Fuego' que, inspirada en la cultura oriental, constituye uno de los grandes éxitos de Carrera y Carrera, como lo es también la sortija Aqua.

 

En 2007, con la modelo Almudena Fernández como imagen de la campaña publicitaria, Carrera y Carrera se lanza a la conquista del mundo con el eslogan 'Start your revolution'. Famosos de todo el mundo lucen piezas de la colección 'Bestiario', inspirada en la fauna salvaje, y en 2010 la firma abre filiales en Rusia, Estados Unidos y Japón, y en 2013 desembarca en China abriendo una tienda en Pekín.

 

En la actualidad, Carrera y Carrera se vende en las más prestigiosas joyería de todo el mundo y cuenta con un equipo de seis diseñadores jóvenes y apasionados por el mundo del arte que año tras año crean colecciones admiradas por los grandes amantes de la joyería.