Carolina Herrera, la elegancia sublime

Carolina Herrera nació en 1939 en Venezuela, país en el que se crió y donde desde muy pequeña tuvo la oportunidad de estar en contacto con el mundo de la moda gracias a su familia. Con solo trece años su abuela la llevó a París para ver en directo un desfile de Balenciaga, algo que marcó su vida y trayectoria profesional. Casada en segundas nupcias con el aristócrata Reinaldo Herrera, del que tomó el apellido (nació como Carolina Pacanins Niño), se estableció en Nueva York para dar el salto al mundo de la alta costura. Allí presentó su primera colección en 1981, en concreto e el histórico Metropolitan Club, impulsada por Diana Vreeland, la legendaria redactora jefe de Vogue. A partir de ese momento se le considero como una de las mujeres más elegantes del mundo, una musa artística de personajes como Andy Warhol, modelo de los fotógrafos más reconocidos y una de las personas más influyentes en la moda internacional.

 

Los años ochenta fueron, sin duda, la década en la que se consolidó en la élite de la moda mundial, teniendo su punto más álgido con la confección en 1986 del vestido de novia de Caroline Kennedy, la hija mayor de John Fizgerald Kennedy. En 1988 amplía su negocio con la presentación de su primer perfume para mujer y tres años más tarde crea su primera fragancia masculina, 'Herrera for men'.

 

Madre de cuatro hijas, Carolina Herrera lidera una familia en la que destaca Carolina Herrera de Báez, que se incorpora a la firma en 1996 como directora creativa en Herrera's House of Fragrances. Actualmente es la imagen de la colección CH Carolina Herrera, lifestyle y asesora de su madre. En 1999 lanza un perfume para hombre legendario: 212.

 

El siglo XXI lo inicia Carolina Herrera inaugurando su tienda insignia en un edificio histórico de cuatro plantas situado en el cruce de Madison Avenue con la calle 75. En el año 2001 pone en marcha CH Carolina Herrera, una línea que ofrece ropa deportiva, prêt à porter, tanto para hombre como para mujer e infantil. Ese mismo año abre su primera tienda en España, concretamente en Madrid. En los siguientes años el imperio Carolina Herrera sigue extendiéndose con la apertura de tiendas por todo el mundo, destacando la boutique de Melrose Place, en Los Ángeles, y en Bal Harbour, en Florida.

 

Como tributo a su carrera ha recibido numerosos premios: Diseñadora del Año en los Style Awards, Diseñadora de Moda Femenina de la CFDA en 2004, y en 2012 recibió el premio Superstar del Fashion Group International, además de otros reconocimientos internacionales, como la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en España. Carolina Herrera ha compatibilizado su trabajo como diseñadora con su labor y participación en diferentes causas benéficas, como la lucha contra el cáncer o contra la malnutrición.