Elizabeth Arden, cosméticos pioneros

Elizabeth Arden es una de las marcas de productos cosméticos más reconocidas en todo el mundo por la calidad de sus tratamientos. La historia de esta firma arranca en 1910 cuando Elizabeth Arden, una canadiense nacida en Toronto en 1884 y cuyo verdadero nombre era Florence Nightingale Graham ,abrió un discreto salón en belleza en la Quinta Avenida de Nueva York. Antes de eso, había estudiado enfermería, una carrera que le aportó grandes conocimientos sobre la salud, a lo que había que añadir que era hija de un farmacéutico.

 

Fue sin duda una pionera en el mundo de la belleza y la cosmética, hasta el punto de que introdujo el maquillaje de ojos en los Estados Unidos y apostó por los cuidados de la piel para llegar a la vejez con más salud y mejor aspecto. La eficacia de sus productos le permitió convertirse en apenas seis años en la mayor productora de cosméticos de lujo en los Estados Unidos, donde sus tratamientos para la piel tuvieron un éxito enorme. También fue clave el hecho de que fabricara productos específicos y no una misma crema para todo. Ella fue la que puso en marcha los cuatro pasos para el cuidado de la piel: limpiar, tonificar, hidratar y nutrir. Cada paso requería un producto diferente y sus tónicos y cremas tuvieron un éxito colosal.

 

Durante las tres décadas siguientes extendió su negocio por todo el mundo, distribuyendo sus productos por Europa, Canadá, Australia y Suramérica. En 1939 fue la primera firma que realizó publicidad comercial en salas de cine y también fue pionera al crear tratamientos que se podían aplicar en casa, después de explicar su uso en los salones de la firma. Cuando murió en 1966, había abierto más de 40 salones de belleza por todo el mundo y su empresa producía cientos de productos diferentes comercializados en los cinco continentes.

 

Casi medio siglo después de su fallecimiento, Elizabeth Arden sigue siendo una de las firmas de referencia en el mundo de la cosmética. En su amplia gama de productos se pueden encontrar tratamientos contra el envejecimiento, como la serie Prevage; productos protectores como Eight Hour; rejuvenecedores como Ceramide; revitalizantes como Visible Difference; maquillajes y una amplia gama de perfumes, como Untold; 5th Avenue; Blue Grass; Eau Fraiche; Green Tea; Pretty; Provocative; Red Door y Sunflowers.