Son Brull Hotel & Spa, lujo y relajación en un ambiente rural

 

Son Brull Hotel & Spa está considerado como uno de los mejores hoteles del mundo, tanto por sus instalaciones como por el enclave inigualable en el que se encuentra. Ubicado en el corazón de la isla de Mallorca, a los pies de la sierra de la Tramuntana y muy cerca de la localidad de Pollensa, este hotel ocupa lo que antes fue un monasterio jesuita del siglo XVIII y se caracteriza por aunar diseño, lujo, respeto por las características del histórico inmueble y cuidado con el medio ambiente. El hotel Son Brull está situado en un entorno rural, una finca de 40 hectáreas en la que, además de todo tipo de cultivos ecológicos, destaca un campo de olivos con más de 300 años de antigüedad, y una hectárea de viña de la variedad Ull de Llebre con la que el establecimiento elabora el vino Negre Son Brull.

 

Este establecimiento, propiedad de la familia Suau, pertenece desde el año 2004 al grupo Relais & Chateaux que reúne a los mejores hoteles del mundo. Sus maravillosas instalaciones incluyen 23 habitaciones, todas con más de 30 metros cuadrados, wifi en todo el hotel incluidas las habitaciones, piscina exterior, spa, pista de tenis, sala de reuniones, tienda de productos de elaboración propia, etc. Entre las habitaciones destaca la doble junior suite, una estancia de 46 metros cuadrados más terraza de 24 metros, terraza con jacuzzi y vistas al campo y a la bahía de Pollensa.

 

La estancia es mucho más agradable gracias a la sensacional oferta gastronómica, destacando el Restaurante 3\65 en el que se ofrecen platos elaborados con los productos ecológicos cultivados en la propiedad. Este espacio gastronómico cuenta con un comedor muy acogedor y una terraza con vistas al valle y es dirigido por el chef Rafael Perelló que apuesta por una cocina de influencias mallorquinas, productos locales e incluso cultivados en los huertos del hotel. Completan la oferta gastronómica el Snack Son Brull, donde disfrutar de platos ligeros o tradicionales, y el Ubar, que en sus orígenes fue una almazara y en la actualidad es un espacio increíble para disfrutar de cócteles, aperitivos y tapas.

 

Finalmente, un spa de lujo completa la oferta de este espectacular hotel. Las instalaciones cuentan con dos salas de tratamientos y dos cabinas de masaje al aire libre (solo en verano), sauna, baño de vapor, jacuzzi, piscinas climatizadas y vestuarios con duchas y taquillas. El spa es de acceso libre para los clientes alojados en el hotel.