La Ruta del Vino de Sajonia, paisajes encantadores rodeados de viñas en el corazón de Alemania

Alemania es una gran nación y un gran país en el que podemos encontrar paisajes encantadores. Una de las propuestas más interesantes es realizar una ruta en la que los viñedos tienen un protagonismo esencial. Se trata de la Ruta del Vino de Sajonia, un recorrido no muy largo que nos permite conocer la región vinícola más pequeña de Alemania y disfrutar de un variado paisaje cultural entre Pirna y Diesbar-Seusslitz, junto a Meissen. La ruta discurre a lo largo de 55 km a través del clima soleado y suave del Valle del Elba y es ideal para recorrer con tranquilidad.

Es un viaje muy especial que combina el impresionante paisaje de viñedos y el estilo arquitectónico de la zona. En esta región de Sajonia, favorecida por el clima, se cultiva la vid desde hace más de 850 años y se fabrica porcelana desde hace más de 300 años. Antiguamente, el vino y la porcelana hicieron ricos y famosos a los habitantes de Sajonia, junto al descubrimiento de las minas de plata. Durante un viaje a lo largo de esta ruta, los primeros racimos se encuentran en Pirna, después en Pillnitz, cerca del magnífico complejo palaciego y en las tierras bajas de los palacios de Dresde a orillas del Elba.

Justo frente a las puertas de Dresde, en dirección a Meissen, se divisan las terrazas de viñedos, en las pendientes de las ciudades de Radebeul y Coswig, que terminan cerca de los románticos pueblos vitivinícolas del Elba alrededor de Diesbar-Seusslitz. El encanto mediterráneo, el ameno paisaje y los afectuosos anfitriones transmiten su alegría de vivir.

Esto también sucede,cuando se contemplan las terrazas de viñedos y los campos repletos de racimos, durante un paseo por el Elba en un barco de vapor con ruedas laterales. El encantador paisaje, con sus ciudades y románticos pueblos, debe en parte su atractivo a los numerosos testimonios de antiguas épocas: aquí y allá aparece una casita-bodega recién pintada de blanco, una torre de iglesia que da la bienvenida o una acogedora taberna. En las tabernas de temporada se ofrecen los raros caldos de la región acompañando a las sabrosas y dulces especialidades de la casa y alguna que otra historia curiosa.