Crucero en el Club Med 2, una lujosa e inolvidable experiencia en el mar

Si te gustan las vacaciones en el mar, un crucero a bordo del Club Med 2 puede ser una experiencia inolvidable. Este barco no es un crucero turístico al uso, ya que se trata de un velero de 5 mástiles, con un equipamiento de lujo que le permite presumir de una categoría de 5 tridentes. El buque ha sido redecorado por Sophie Jacqmin, quien le ha dado un refinamiento y confort inigualable. Especialmente interesantes son la suite Armador, de 40 m², y alguna de las diez nuevas Suites de 36 m². El equipamiento de las suites es impresionante: salón, vestidor, biblioteca, teléfono por satélite, televisión, mini nevera llena y repuesta, dos cajas de seguridad, secador, cafetera, albornoces, zapatillas y toallas, acceso Wi-Fi y servicio de desayuno en cabina incluido.

El barco cuenta con todas las comodidades imaginables: amplios camarotes todos con vistas al mar, 2.000 m2 en 8 puentes de teca y 200 tripulantes dispuestos a atender a los 392 pasajeros que pueden viajar en las 190 cabinas de este precioso buque. La gastronomía es uno de los puntos fuertes de este barco francés: alta cocina en sus dos restaurantes, cocina refinada en bufé o a la carta, servicio de bar durante todo el día y la noche...
El Spa también ha sido enteramente renovado para ofrecer un servicio de máxima calidad y bienestar. Los programas de tratamientos se clasifican de manera temática y en ellos se emplean productos a base de activos naturales. La mayoría de los tratamientos están adaptados a hombres y mujeres.

Para aumentar las opciones de ocio durante el crucero, el barco ofrece cursos de fitness, windsurf, esquí náutico, etc. en alta mar. La sensación de realizar ejercicio en la cubierta del buque o practicar esquí náutico o windsurf en la inmensidad del mar es una experiencia inigualable.
El Club Med 2 realiza diferentes cruceros en verano (por el Mediterráneo, el Egeo y el Adriático) y en invierno por islas del Caribe y por diferentes países de Sudamérica, como Brasil y Argentina, con escalas en Río de Janeiro, Salvador de Bahía, Buenos Aires  e incluso los glaciares de la Patagonia.