Gulfstream G150

Gulfstream, filial de General Dynamics desde 2001, es una de la compañías más importante en la fabricación de jets privados. Radicada en Estados Unidos, cuenta también con instalaciones en Inglaterra y México. Desde su creación ha fabricado unos 1.500 aviones, en su mayoría para uso privado, aunque también militar. El origen de Gulfstream está en la compañía Grumman, que en los años cincuenta produjo un avión al que denominó Gulfstream. Ya en los setenta la empresa fue vendida a American Jet Industries, que rebautizó la compañía con el nombre del modelo de avión. Era 1978 y acababa de nacer uno de los más importantes fabricantes de aviones privados, cuya importancia sería aún mayor cuando en 2001 adquiere Galaxy Aerospace y amplía su gama de aviones. En la actualidad, Gulfstream produce desde el G150 (de 16,96 metros de longitud) hasta el impresionante y modernísmo G650 (de 30 metros de longitud).

El modelo del que vamos a hablar es el G150, probablemente uno de los más vendidos entre los reactores de tamaño medio. Cuenta con un equipamiento técnico del máximo nivel, con aviónica avanzada, y motores Honeywell de alta propulsión que le dan la velocidad más alta entre los aviones privados de tamaño medio. Alcanza una velocidad máxima de 0,85 macht y una autonomía superior a los 5.000 kilómetros. Puede volar a unos 45.000 pies (13.000 metros), por lo que el tráfico comercial y las inclemencias meteorológicas no sean ningún inconveniente. La cabina de pilotaje es impresionante, con los más modernos sistemas de navegación completamente integrados, pantallas grandes y fáciles de leer, lo que mejora el nivel general de seguridad.

El interior del G150 es, igualmente, impresionante. Los diseñadores e ingenieros crearon una cabina más larga y ancha, más ovalada, lo que le permite dar cabida hasta a ocho pasajeros en función de la configuración elegida. Se trata de un espacio amplio para trabajar y para viajar con comodidad, con asientos anchos, amplios y cómodos, y con aseo. Los diseñadores crearon tres distribuciones diferentes para seis, siete u ocho pasajeros.

A la hora de viajar, los ocupantes cuentan con más espacio, más luz natural y mejores vistas al exterior, todo ello con un nivel de ruido mínimo. Además, la bodega está preparada para dar cabida a todo el equipaje de los viajeros. Sin duda, se trata de una excelente elección tanto para realizar viajes de negocio como para disfrutar de unas magníficas vacaciones.