Falcon 7X

Cabina del Falcon 7X, diseñada por BMW

El Falcon 7X, un modelo de la compañía francesa Dassault Falcon -fabricante de dos modelos de combate legendarios como el Mirage y el Rafale- del que se han fabricado una 150 unidades desde 2005. En la actualidad, hay más de 200 pedidos. Se trata de un avión trirreactor con capacidad para catorce pasajeros y casi cuatro metros cúbicos de equipaje. Tiene unas dimensiones de 11,91 metros de largo y 2,34 metros de ancho. Equipado con tres reactores Pratt&Whitney de fabricación canadiense, tiene una autonomía de 10.391 kilómetros y una velocidad máxima de 1.102 kilómetros por hora, destacando por ser uno de los aviones de tipo jet con mantenimiento menos costoso y con un consumo de combustible más reducido. Su precio ronda los 50 millones de euros y entre sus propietarios se encuentran grandes corporaciones europeas y estadounidenses, además de empresas de propiedad compartida, como NetJets Europa, y de alquiler de aeronaves.

El interior ha sido diseñado por la firma alemana BMW, que ha combinado materiales de máximo lujo y confort, desarrollando una decoración moderna y funcional, pero sin renunciar en ningún momento a la elegancia. DesignworksUSA, la división de BMW dedicada al diseño de interiores, creó el lema “La Elegancia y el Estilo se fusionan con la Función” para desarrollar la cabina del Falcon 7X.